17.5.08

Una soga

No se trata de un acontecimiento nomás, sino de la suma o yuxtaposición de imágenes y momentos vistos, unos, y otros intuidos debajo de la piel del día. Resulta que, de pronto, apareció la soga cayendo desde lo alto, y vaya si seré despistada que, oia, recién entonces caí en la cuenta de que lo que había a mi alrededor eran las paredes negras de un agujero, que estaba atascada y que esa soga era para mí. Todo al mismo tiempo. Así hacemos algunos a veces para poder seguir: más o menos negamos todo hasta que sabemos que la salida está cerca, entonces se nos superpone el miedo de la caida, la angustia del pozo y la alegría desmesurada de la soga que nos está rescatando. Funciona. Con contraindicaciones, pero funciona. No viene al caso hablar del pozo. Trataré más bien de recapitular la suma de pequeñeces que sincronizaron su aparición para corporizar la soga de la cual, no de inmediato pero finalmente con firmeza, me aferré hoy durante la tarde, y empecé a subir. Lo primero fue su mano diciendo adiós desde la silla de ruedas, dejándose rodar en la silla plateada pero más sentada que nunca en su sonrisa de diabla vieja; verla desaparecer detrás de las mamparas grises; quedarme enfocando su ausencia hasta hacer foco más acá, con la mirada borrosa, sobre el grito luminoso que había en la pared: "Miracle. Está en tus manos”. Fue volver manejando de Carrasco sabiendo que podía llegar a dormirme en un semáforo en rojo, pero que la frase del espejo rebotaba en mi cabeza como las esferas de lata de un despertador. Fue un reencuentro imposible con quien yo fui alguna vez, a través de una canción de gigantes y de amores de diferentes tamaños, un recuerdo indispensable que llegó sin que lo llame. Fue la remota tibieza del deber cumplido, al menos en parte, después de mucho tiempo de deudas; una tregua para la conciencia atosigada por obligaciones que no deberían pinchar de puro pinches que son, falsas delicatessen de la realidad que son unasco y sin embargo, yo me trago sin chistar. Fue lo que una de ellas dijo luego de reír en el teléfono y la otra, a la vez, en un correo: vas a volver a estar alegre. Fue la gata Menta husmeando el colchón vacío en la habitación que hoy volvió a convertirse en mi habitación. Fue palpar mi presencia en la soledad de la casa, mi presencia ociosa, recostada e insomne. Fue darme ese recreo hasta para no extrañar, hasta para no necesitar y no esperar el regreso de los marineros. Fue este diálogo con mi hijo que me hizo sonreír en la oscuridad y me quitó todo el miedo: -Ma, otro cuento, me hacés? Uno con la boca? -No, muac; dormite de una buena vez, que sueñes con los angelitos. -Bueno. -… -Ma? -…Hum? -…Qué es un angelito? -… -Maa?.. -...Es un espíritu que está siempre con vos para que no te pase nada malo. -Bueno? -Sí! -Blanco? -Y... sí, blanco puede ser. -…Un fantasma! -… -Mami? -…Qué pasa? -Puedo dormir en tu cama? -No. -Entonces sacame de acá al angelito ese. Y ahí fue que me aferré a la soga. Y me dí cuenta de que todas las noches podrían ser más o menos como esta. Por ahí es cierto que hay quienes somos como el gigante aquel que al final descubrió que la única compañía a su medida era su gigantesca y bienamada soledad.

6 comentarios:

Eleuterio dijo...

Me gustó, aunque no sepa exactamente cuál es la situación descrita.
Por supuesto que los diálogos siempre son bienvenidos.

sorjuana dijo...

Muy sutil lo suyo, Vesna. Tiene una errata... ¿no? Ja ja ja!!!

Sinceramente, cuando empecé a leer "La soga" imaginé que era para ahorcarse. Me alivia ver que el lado oscuro de la humanidad sólo está en mi mente.

O a lo mejor es "La saga"...

vesna kostelich dijo...

Jua... no me pude contener sorjuana...

Es la soga, con su doble sentido de herramienta de salvación y de ahorque. La saga, también le va muy bien...

Sobre el lado oscuro de la humanidad, no me venga con esa! O de verdad cree que la vida será unasco para siemrpe?

vesna kostelich dijo...

Jua... no me pude contener sorjuana...

Es la soga, con su doble sentido de herramienta de salvación y de ahorque. La saga, también le va muy bien...

Sobre el lado oscuro de la humanidad, no me venga con esa! O de verdad cree que la vida será unasco para siemrpe?

Anónimo dijo...

Me copó la idea de la soga para trepar y salir del agujero que, de pronto, aparece. O notamos. Me gustó tu soga de amor!
Beso,
Katia

Sotogrande dijo...

Tengo unos amigos que enseñaron a su hijo a mirar sin pestañear y decirles a los amigos de los papás: En ocasiones... veo muertos!!

Y después de un silencio sepulcral dónde los amigos no sabían qué cara poner se partían todos de la risa.